Se sigue una serie de posturas que se suceden, con el fin de crear un flujo suave. Es también conocido como Yoga Flow.

En Yoga Vinyasa, todas las posturas sostenidas por el cuerpo están conectadas a través de la respiración rítmica, por lo que la fuerza y la energía se crea en el cuerpo. A diferencia de una práctica de Ashtanga, aquí no se repite el mismo orden de las posturas en todas las clases y se realizan posturas tanto de la primera, como de la segunda serie de Ashtanga y algunas otras posturas, y varía según el estilo de cada maestro. Como resultado, obtenemos un movimiento continuo el cual mejora el equilibrio, la fuerza, la tolerancia y la flexibilidad.